tisdag, augusti 09, 2016

CIAO SX 2016



y de repente has perdido el tren y lo ves alejarse a toda leche
lleno de olas perfectas y forjadores alucinados felices
y esa es tu vida que ya ha escapado de ti
así que te toca recoger los escombros y apilarlos una y otra vez
hasta que la montaña de desechos tome alguna forma
alguna dirección
que permita comprar otro billete a todas partes
antes de que el verano explote dentro de mi uretra
y muera ahogado en mi propia somnolencia

cuento cada segundo
y apilo y apilo


y sigo apilando.

Etiketter: , , , , , ,

onsdag, juli 27, 2016

floating

y aquí estamos
en un autobús que avanza a 10km/h
por un camino de tierra
que baja hasta las playas de calblanque
mi propio y auténtico coney island de la mente
mientras converso con una familia sueca sobre el boom de la construcción en estocolmo
y les hablo de mi gran familia de allí
de fondo se oye el new york  de lou reed
que el autobusero compró hace 2 semanas en sevilla por 5 euros
(según me dice)
es en ese momento en el que empieza there is no time
y ya tengo canción para este poema que es una cosa que sucede recurrentemente últimamente
(mente)
y es que justo en este momento resulta que estoy releyendo los vagabundos del dharma
100 o 200 años después -soy incapaz de una mayor precisión-
y recuerdo lo que era
lo divertido
toda la espontaneidad y la sinceridad y la sencillez
lanzarse a la hoguera siendo un beat poseído sin más objetivo que escalar mil montañas de uvas pasas
y eso quiero
aullar bajo la luna plegarias de dicha que truenen sobre los calcetines que nunca me pondré mientras conservo una gran erección toda la noche que ilumine mis cantos negros y me reconforte en los días de cien grados bajo el solsticio del amor vegano
jajaja
y es que recuerdo palabras comodín y amigos y noches y solo escribir y leer y pensar en escribir y bailar y volvernos tan locos como melocotones que cuidan de su piel y de su alma de hueso que crece hacia las estrellas
recuerdo que tuve un gran amigo poeta mapache beat que salía en una peli de jim jarmusch y otro que bailaba tan bien que a un observador despistado le parecía que estaba inmóvil y también estaba aquél que metía gente en los contenedores de basura por prescripción médica mientras una pantera lo observaba desde el quicio de su miedo
volcanes playas aquelarres trombones y ligar poquísimo
escupir gilipolleces y verlas salir corriendo camino de una farmacia
recuerdo
 a mi padre contarnos historias de lovecraft a mi hermano y a mí más allá de la punta de la azohía mientras surcábamos un mar de gelatina y cruzar una y otra vez el mar menor con la ten cate sprinter cuando era tan transparente que hasta se distinguían las bombas no explotadas de la guerra civil y aparcar coches checoslovacos en las laderas de los montes almerienses y darle al juego de la silla con un tío-lámpara de ikea llamado bárbara en la cala del ros una nochevieja en cadaqués y a camareras en bikini en el gélido budapest bebiendo vino blanco del lago balatón y atravesar la medina de asilah o essaouira en hora punta con todo el equipo de wind y ver explotar olas de orígenes contrarios en la isola delle correnti sicilia y luego ser salvado por mi amada cuando mi patilla ya ardía después de beber un sambuca en sambuca y escapar con mis cuñados de un hotel de punta cana y deambular por su periferia dantesca entre putas y simpáticos tipos con pistola y gorro vaquero y ver el amanecer desde el pico en kuta beach bali con la playa cubierta de flores y japoneses haciendo tai-chi y tomar tequilas del tamaño de cantimploras y hablar de hardbop siendo el menos marrón del grupo en un bar de harlem cerca de sugar hill y otras tantas cosas que se apiñan oxidadas en el mi propio backyard de la memoria bajo capas y capas de laca sináptica y el betún de los tesoros
y es que la vida a veces es la hostia que queréis que os diga
al menos en el corto plazo que nos queda antes de que nos conviertan también en refugiados
-como poco, refugiados de nuestra propia naturaleza-
o que nos cace como a un pokemon algún tarado creyente en la nada
que tiempos kevinarnold
cuando no sabía ni donde estaba penencia
y era un pobre cojo que no tenía hijas donde abanderarse
así que supongo que mi vida es tan burguesa como la tuya
pero en fin
es lo que tiene la franca poesía automática sin pretensiones
y este proceso proustiano que termina con un frenazo y la marcha de kerouac al pico de desolación
así que toca bajar
sacar el hatillo de la panza del bus
cruzar por esa pasarela de madera
que es la fase rem del esplendor
montar esa fringe 5.0 que se hincha con la dulzura de una embarazada
mientras olitas de demoníaca belleza rompen ante mis nervios de oso panda
y estoy SOLO
bueno no
hay una madre desnuda encerrada en su castillo de poliéster de colores
y dos niños que se bañan y se suben a una roca y luego excavan y al fin y al cabo se mueven en una cinética fantástica y loca
así que los cuatro pasamos juntos la tarde
los veo desde el agua
mientras os pienso lo de siempre
os re-cuento de nuevo
el agua que es verde azulada o anaranjada cuando la ola se aproxima a romper
siempre esmaltada por el viento del nordeste que es ión de vida
esperar elegir esperar aguantar
venga, si os lo sabéis de memoria
esperar y lanzarte
flexar
dirigir
vamos
aéreo!

Etiketter: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

tisdag, juni 21, 2016

Alisio


i.

en moulay bouzerktoun
un pueblo a unos 30km al norte de
essaouira, marruecos
un hombre
permanece sentado en la taza de wáter

mientras resuelve sus asuntos
lee una antología de poesía
del sudeste español

en un momento determinado
comienza a cantar
en falsete
el mantra de los tokens
the lion sleeps tonight

el baño es un enorme cubo
casi vacío
que actúa como una caja de resonancia
así que el sonido
se expande hacia el exterior
y las estrellas se apelotonan en la ventana
sofocadas por la buena nueva


ii.

en la habitación de al lado
-otro gran prisma hueco
con dos colchones en el suelo-
allí se encuentra
el usual valenciano de logroño

imagino que duerme
o que mira fijamente el techo
si sueña, es con balanzas y aranceles
si observa, son surfings precisos
sobre olas imaginadas
en el forjado blanco

la música llega ralentizada
y se filtra en su sueño/vigilia
en un proceso
de ósmosis sónica
que indefine la realidad
y la aleja cuesta abajo


iii.

fuera de la casa
la canción es casi inapreciable
el pedregal
el burro
las ruinas
solo se intuyen
y la obscuridad no se lo come todo
porque 317 estrellas lo apuntalan
mientras me llaman enano


iv.

todo lo demás
ya es noche
y territorio sin moral
ni urbanismo

el viento sacude al viento
en este margen a conservar
un reducto
donde venir a desintoxicarse
de ese alucinógeno llamado vida

mientras envejeces
contemplando atónito
el infinito superior

el hermosísimo
juego sexual
entre el alisio
y el atlántico


v.

Ya, todo está allí.

Etiketter: , , , , ,

torsdag, juni 02, 2016

Poniente III y IV
[Versión comentada a petición de Pepita Jiménez]






Hacen falta isobaras, no me cuentes historias
[porque  se busca una borrasca y no un térmico corriente]
Hacen falta soles procaces, y lo sabes
[mejor con sol siempre, y si te derrite con la mirada mejor que mejor]

hacen ruidos (al vibrar)
mis huesos (que son anclas y anzuelos rotos)
al atardecer de un día de
(viento de) poniente.


[porque te suenan hasta las tripas]
[[porque te ruge el pecho y te teme el ocaso]]

Ahora que hace veinte años de mis veinte años
y siendo inevitable echar la vista atrás
si pienso en TODOS los días de poniente vividos
me doy cuenta de que son una única y gloriosa sesión
la jornada del final de todo lo que vale algo

[porque todos se parecen]
[porque todos tienen un mismo preludio, nudo y desembarco]
[porque esos ponientes siempre han estado ahí en todo este mar
encerrado mientras ha habido Historia & Velas]

[[soplando en shows lésbicos y guarras santas]]
 [[a través de islas y estrechos y los muros blancos de la cultura]]
[[meciendo la barba de Ulises]]]

[[[ese hipster homérico]]]
[[[el migrante público número uno]]]
[[[“Era extranjero, pero entonces supo:]]]
[[[la guerra está tan cerca que parece lejos”]]]

[]



Y pensando en todos esos inmigrantes
[los hay de muchos tipos
pero se hace difícil no pensar en aquellos del extremo oriental
los de la otra orilla
nuestros simétricos desafortunados]
con sus vistas alucinadas llenas de terrorífica ilusión

[porque su ilusión son nuestras vidas]
enfocando directamente a occidente (poniente)
                               caigo en la cuenta de que
son auténticos surfers sacrificados a la matemática
[la (peor) matemática de las cuotas, de los euros, de las toneladas de petróleo, de la sura… ]
son excedentes inmaculados de un mundo al que le sobra nada

[We are enchanted
We are immaculate
We are selected
The pretty tune is at an end
It´s down to you and me again
All the things that i don´t need
Always seem to follow me
Every day´s a holiday
Sink or swim
Laughing as the ship goes down
We shall live again]


y sigo pensando
en que esa brisa del oeste que regala vida
[aunque solo los windsurfers sepan ya leer este florecimiento, ejem]
también esparce muerte por doquier
y que este mediterráneo es verde como la sangre
*** jesus’  blood never failed me yet ***


y también
a su modo
el final de todo lo que vale algo

[porque el problema de todo lo que merece es que se acaba
aunque su final sea el sello de ese merecimiento,
y eso ocurre con el windsurf, y el amor, y la vida]
[[por ese orden]]




y pienso

en que ahora lo tienen más difícil que nunca los niños salvajes de Whitman
[véase “Manifiesto populista” de LAWRENCE FERLINGHETTI]
y no por el mediterráneo o por el poniente
                                               que son tan crueles como una falla sísmica
[[al igual que la presunta inmoralidad de la geodesia]]


sino por ti
maldito hijo de puta
[___________]
[rellena con el que te haga más ilusión, te daré algunos ejemplos: dioses, capitalismo, adam smith …]

que has dado pie a todo esto
maldito seas

la brisa es mi alimento
el fetch es mi biblia



y a ellos me encomiendo para derrotarte
[cabrón]


soy un beato
[con mi propia oración ]

soy un gigante
[que sufre por no verse los pies]


que sabe que
[[ o que no sabe que]]


si finalmente ganas la batalla                 

[[catarsis]]         [[[muerte]]]


y acabas con todo          [[temblor]]                       

 lo que vale la pena        [[dolor]]

al menos             [[lluvia]]

será al atardecer

[[fanfarria]]
de un [[[único y gran]]]día de

poniente.


[[[silencio]]]


Etiketter: , , , ,

torsdag, maj 19, 2016

poniente II

















[Versión extendida a insinuación de Pepita Jiménez]



Hacen falta isobaras, no me cuentes historias
[porque  se busca una borrasca y no un térmico corriente]
Hacen falta soles procaces, y lo sabes
[mejor con sol siempre, y si te derrite con la mirada mejor que mejor]
hacen ruidos (al vibrar)
mis huesos (que son anclas y anzuelos rotos)
al atardecer de un día de
(viento de) poniente.
[porque te suenan hasta las tripas]

Ahora que hace veinte años de mis veinte años
y siendo inevitable echar la vista atrás
si pienso en TODOS los días de poniente vividos
me doy cuenta de que son una única y gloriosa sesión
la jornada del final de todo lo que vale algo
[porque todos se parecen]
[porque todos tienen un mismo preludio, nudo y desembarco]
[porque esos ponientes siempre han estado ahí en todo este mar encerrado mientras ha habido Historia y velas]


Y pensando en todos esos inmigrantes
[los hay de muchos tipos
pero se hace difícil no pensar en aquellos del extremo oriental
los de la otra orilla
nuestros simétricos desafortunados]
con sus vistas alucinadas llenas de terrorífica ilusión
[porque su ilusión son nuestras vidas]
enfocando directamente a occidente (poniente)
                               caigo en la cuenta de que
son auténticos surfers sacrificados a la matemática
[la (peor) matemática de las cuotas, de los euros, de las toneladas de petróleo, de la sura… ]
son excedentes inmaculados de un mundo al que le sobra nada
[We are enchanted
We are immaculate
We are selected
The pretty tune is at an end
It´s down to you and me again
All the things that i don´t need
Always seem to follow me
Every day´s a holiday
Sink or swim
Laughing as the ship goes down
We shall live again]

y sigo pensando
en que esa brisa del oeste que regala vida
[aunque solo los windsurfers sepan ya leer este florecimiento, ejem]
también esparce muerte por doquier
y que este mediterráneo es verde como la sangre
*** jesus’  blood never failed me yet ***
y también
a su modo
el final de todo lo que vale algo
[porque el problema de todo lo que merece es que se acaba
aunque su final sea el sello de ese merecimiento,
y eso ocurre con el windsurf, y el amor, y la vida]

y pienso
en que ahora lo tienen más difícil que nunca los niños salvajes de Whitman
[leer “Manifiesto populista” de LAWRENCE FERLINGHETTI]
y no por el mediterráneo o por el poniente
                                               que son tan crueles como una falla sísmica
sino por ti
maldito hijo de puta
[___________]
[rellena con el que te haga más ilusión, te daré algunos ejemplos: dioses, capitalismo, adam smith, el running …]
que has dado pie a todo esto
maldito seas

la brisa es mi alimento
el fetch es mi biblia

 y a ellos me encomiendo para derrotarte
[cabrón]

soy un beato
[con mi propia oración ]
soy un gigante
[que sufre por no verse los pies]



que sabe que

si finalmente ganas la batalla
y acabas con todo                          lo que vale la pena
al menos
será al atardecer de un día de


poniente.

Etiketter: , , , ,

fredag, april 15, 2016

poniente







Hacen falta isobaras, no me cuentes historias
Hacen falta soles procaces, y lo sabes
hacen ruidos (al vibrar)
mis huesos (que son anclas y anzuelos rotos)
al atardecer de un día de
(viento de) poniente.

Ahora que hace veinte años de mis veinte años
y siendo inevitable echar la vista atrás
si pienso en TODOS los días de poniente vividos
me doy cuenta de que son una única y gloriosa sesión
la jornada del final de todo lo que vale algo

Y pensando en todos esos inmigrantes
con sus vistas alucinadas llenas de terrorífica ilusión
enfocando directamente a occidente (poniente)
                                caigo en la cuenta de que
son auténticos surfers sacrificados a la matemática
son excedentes inmaculados de un mundo al que le sobra nada

y sigo pensando
en que esa brisa del oeste que regala vida
también esparce muerte por doquier
y que este mediterráneo es verde como la sangre
*** jesus’  blood never failed me yet ***
y también
a su modo
el final de todo lo que vale algo

y pienso
en que ahora lo tienen más difícil que nunca los niños salvajes de Whitman
y no por el mediterráneo o por el poniente
                                               que son tan crueles como una falla sísmica
sino por ti
maldito hijo de puta
que has dado pie a todo esto
maldito seas

la brisa es mi alimento
el fetch es mi biblia
y a ellos me encomiendo para derrotarte

soy un beato
soy un gigante

que sabe que
si finalmente ganas la batalla
y acabas con todo                          lo que vale la pena
al menos
será al atardecer de un día de

poniente.









Etiketter: , , , , , ,

måndag, mars 14, 2016

5.0

                                       






    a Mark Strand





Todo es de color
Como en tantas otras historias de hombres y windsurfistas, la luz
es invernal, próxima al atardecer
El viento, que no es muy intenso, viene de poniente
trepando por un mediterráneo gris y húmedo
que –en este caso-
es losa metálica erizada por un miedo telúrico al mañana.




El hombre llega hasta el acantilado
“Estoy en una playa –piensa-, perdido
en mis pensamientos”. No se mueve. El palpitante mar
se vuelve negro, las olas se alzan y rompen.
Intenta usar su móvil, pero la cobertura allí es un azar que no le acompaña
Saca un anemómetro, pero el viento que escala desde el mar es
falso y desvirtuado por no entender a Venturi
Así que (finalmente)
recuerda que tiene que ir a un pueblo próximo a recoger un pastel
y se marcha.




El windsurfista ha estado todo el tiempo a su lado
pero sin ser consciente, con su vista fija al suroeste
intentando absorber la mayor cantidad de aire salino al respirar
cree que es capaz de entender el quejido hondo de las pequeñas olas al disipar su energía
de leer en la superficie del mar cada línea troquelada por la brisa
Él también se vuelve y
aunque por un momento el bosque castaño lo hace dudar
decide abrir el portón trasero de su furgoneta
y sacar la 5.0.



Etiketter: , , , , , , , , ,